Sistema

Sistemas de control de temperatura y evacuación de humos (SCTEH)

Todos los sistemas

Los sistemas de control de temperatura y evacuación de humos (SCTEH) se diseñan para salvar vidas y proteger la propiedades, limitando los efectos del calor producido por los humos generados en un incendio, permitiendo su evacuación hacia el exterior, favoreciendo así las operaciones de lucha contra incendio y las condiciones de evacuación.

Exutorio ventilación natural y evacuación de humo
Exutorio ventilación natural y evacuación de humo

¿Por qué son necesarios los Sistemas de Control de Temperatura y Evacuación de Humos (SCTEH)?

La gran cantidad de humo producido por un incendio en cualquier espacio de la nave industrial se propaga sin freno por la totalidad del mismo, invadiendo por completo y de manera muy rápida todo el recinto.

Las densas nubes de humo no solo amenazan por su toxicidad la vida del público, sino que además anulan la visibilidad, desorientan y hacen casi imposible la huida del público. Además, suponen el mayor obstáculo para el trabajo del cuerpo de bomberos, pues impiden la localización visual del foco del incendio, la determinación de los daños estructurales y el rescate y auxilio de las posibles víctimas.

“Un 80% de las víctimas mortales de los incendios mueren asfixiadas.”

La instalación de sistemas de rociadores automáticos se hace imprescindible en la protección contra incendios, correctamente diseñados pueden controlar la propagación del incendio hasta cierta carga de fuego, pero el enfriamiento del humo que provocan estos rociadores aún produce mayor invisibilidad y en cualquier caso la evacuación del público e intervención de los bomberos es siempre necesaria y debe realizarse en condiciones aceptables de visibilidad y calor.

En la medida de lo posible, es aconsejable -especialmente en proyectos singulares y de gran calibre- que la Autoridad Competente defina las pautas a tener en cuenta en función de la concepción del proyecto y de la totalidad de medidas consideradas para la protección de vidas y bienes.

El control de temperatura y evacuación de humo abarca la protección de:

  • Personas.
  • Edificios y Bienes.

En edificios de uso públicos y comercial su función es garantizar la evacuación de los ocupantes manteniendo unas condiciones de temperatura y visibilidad aceptables.

En los edificios industriales los sistemas deben velar por la integridad estructural del edificio, maquinaria o producto almacenado.

Y en todos los casos el sistema facilitará los trabajos de extinción en condiciones seguras para las brigadas de extinción.

¿Cuál es el objetivo de los Sistemas de Evacuación de Humos?

El objetivo es diseñar un sistema eficaz sistema de Evacuación de Humos que permita en caso de incendio:

  • La extracción de humo y calor, manteniendo unas condiciones de visibilidad que permitan la evacuación segura del público y mejora de visibilidad. Este aspecto es de especial importancia en establecimientos de pública concurrencia, de alta ocupación o donde las medidas y circunstancias de la evacuación hagan necesario o aconsejable facilitar estas operaciones en condiciones máximas de seguridad.
  • Mejorar las condiciones de la estructura y evitar la propagación horizontal y disminuir las temperaturas a las que puede verse sometido el edificio y sus bienes de producción.
  • Facilitar la actuación de los bomberos, permitiendo la localización del foco del incendio.
  • Evitar los riesgos de explosión, por ventilación tardea.
  • Ayudar en la limitación de la dimensión del incendio.

VENTAJAS DE LOS SISTEMAS DE CONTROL Y EVACUACIÓN DE HUMOS:

  • Evacuan el humo y el calor en caso de que se produzca un incendio
  • Contienen el humo en un espacio acotado
  • Permiten proteger una zona libre de humo
  • Facilitan la evacuación del edificio
  • Facilitan a los bomberos detectar el foco del fuego
  • Ayudan a evitar el «flashover»
  • Permiten una protección contra incendio inmediata
  • Reducen los efectos del calor en la estructura durante el incendio
  • Ayudan a reducir los daños en la instalación

Compartimentación, exutorios y evacuación de humos

La compartimentación bajo cubierta en depósitos de humo es vital en sistemas basados en el tiro natural, ya que, como beneficio principal, permiten mantener el humo generado a una temperatura suficiente para ser evacuado al exterior por convección. Además, también nos permitirá disponer del aporte de aire limpio por los exutorios no afectados por el incendio, necesario para que el sistema funcione correctamente.
De otra forma el esparcimiento excesivo llevaría a que el humo perdiera su fuerza convencional impidiendo la necesaria visibilidad de los equipos de extinción para atacar el foco del incendio y las consecuencias subsiguientes.

 La compartimentación mediante barreras de humo permite garantizar un correcto equilibrio entre las superficies de evacuación de humos y las de aportación de aire (necesarias para el buen funcionamiento del sistema).

De otra forma ante el desequilibrio entre las superficies citadas el sistema pierde gran parte de su eficacia.

Una vez que el humo ha quedado limitado y reducido a una superficie “manejable” un conjunto de aireadores, de diseño adecuado, en una ubicación adecuada y gobernados centralizadamente, permitirán su evacuación al exterior.

Su principal función como sistema de protección contra incendios es estar disponible en el caso de que se produzca una emergencia, pero también pueden ser usados como ventilación e iluminación natural, convirtiéndose en sistemas que nos permites obtener una eficiencia energética en los edificios, reduciendo el consumo de energía eléctrica en las instalaciones de iluminación, calefacción y climatización, suponiendo un ahorro económico importante.

Es posible aprovechar al máximo las instalaciones de evacuación de humos, combinando e interactuando mediante tecnología de control inteligente con los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (CVAA), de esta manera podemos controlar automáticamente los niveles de temperatura, iluminación, humedad y ventilación de nuestro edificio, consiguiendo un mayor grado de confort entre los usuarios.

Exutorio - Evacuación de humo
Exutorio – Evacuación de humo

Los SCTEH se realizan de forma personalizada para cada edificio, realizando un estudio y diseñando una ventilación antes mencionada y con la importante elección de un exutorio que nos aporte luz natural, la inversión realizada podrá ser minimizada con el consiguiente ahorro económico por la reducción del consumo eléctrico y garantizando un notable incremento del confort y bienestar de sus usuarios.

Cortinas Corta Fuego
Cortinas Corta Fuego

Normativa y mantenimiento de los Sistemas de Evacuación de Humo

El diseño y cálculo se realizará seguido las indicaciones de la Norma UNE 23585 de diciembre de 2017, sobre sistemas de control de temperatura y evacuación de humos (SCTEH), que es el resultado de una combinación de los conceptos de diseño esenciales de anteriores normas.

Las operaciones de mantenimiento responden a las operaciones obligatorias recogida en el RD 513/2017 del 12 de junio. Reglamento de instalaciones de protección contra incendios, complementadas con las normas UNE que resulten de aplicación.
Para componentes o equipos especiales no contemplados en las normas UNE, se seguirán las pautas de mantenimiento indicadas por el fabricante del equipo o componente.

Este reglamento, deja muy claras en su artículo las responsabilidades a asumir por el mantenedor autorizado de los sistemas de control de temperatura y evacuación de humos. Los mantenedores autorizados de estos sistemas, adquirirán las siguientes obligaciones en relación con los aparatos, equipos o sistemas cuyo mantenimiento o reparación les sea encomendado.

Se debe informar por escrito al titular de los aparatos, equipos o sistemas que no ofrezcan garantías de correcto funcionamiento, presenten deficiencias que no puedan ser corregidas durante el mantenimiento o no cumplan las disposiciones vigentes que les sean aplicables. Dicho informe será razonado técnicamente.

Se deben revisar, mantener y comprobar los aparatos, equipos o instalaciones de acuerdo con los plazos reglamentarios, utilizando recambios y piezas originales.

Es obligatorio conservar la documentación justificativa de las operaciones de mantenimiento que se realicen, sus fechas de ejecución, resultados e incidencias, elementos sustituidos y cuánto se considere digno de mención para conocer el estado de operatividad del aparato, equipo o sistema cuya conservación se realice.

Tipos

SISTEMAS DE CONTENCIÓN:

Los sistemas de contención de humo evitan que el humo y el calor se trasladen de una zona a otra.
Las barreras de humo (fijas o automáticas) se usan para crear “depósitos de humo”:

  • Limitando el desplazamiento del humo de una zona a otra.
  • Canalizando el humo en una dirección predeterminada.
  • Evitando o retardando la entrada del humo en otras zonas.

SISTEMAS PARA CONTROL DE TEMPERATURA Y EVACUACIÓN DE HUMOS O “SCTEH”:

En general estos equipos extraen el humo de un edificio permitiendo que las rutas de evacuación queden libres de humos.

  • Aireadoresnaturales o exutorios para evacuación de humos.
  • Ventiladores para extracción forzada de humos.

AIREADORES DE LAMAS:

Pueden instalarse en cualquier tipo de cubierta o fachada.

MECANISMO DE CONTROL
El accionamiento de las lamas presenta distintas posibilidades:
Accionamiento manual.
Accionamiento mediante uno o dos motores eléctricos
Accionamiento por medio de uno o dos cilindros neumáticos
En caso de que se produzca un incendio, el aireador incorpora un dispositivo fusible. Cuando se alcanza una temperatura predeterminada (72ºC, 93ºC ó 141ºC), el mecanismo se abrirá automáticamente por la acción de un muelle, o por un dispositivo con cartucho de CO2 para la maniobra de emergencia del cilindro neumático.

Exutorios - evacuación de humos
Exutorios – evacuación de humos

AIREADORES DE COMPUERTAS:

  • Los aireadores de compuertas utilizan el proceso de tiro natural en los edificios para conseguir ventilación en caso de incendio.
  • Ciertos aireadores se abren y cierran a voluntad desde un cuadro de control, con aire comprimido o CO2 .
  • Algunos modelos pueden incorporar un fusible térmico con ampolla fusible y botellín de CO2 para apertura de emergencia individual de cada aireador en caso de ausencia de orden de apertura desde el cuadro de control.
  • Opcionalmente pueden dotarse de un sensor de lluvia instalado en cubierta e incluido en los elementos de control.

También es posible controlar la maniobra mediante termostato ambiente.

CUADROS DE CONTROL DE AIREADORES:

La eficacia de las instalaciones automáticas depende del adecuado diseño de los sistemas de regulación y control de temperatura y evacuación de humos.

Los diferentes tipos de cuadros de control aireadores son:

  • Eléctricos
  • Electro‐neumáticos
  • Neumáticos
  • Cuadros de emergencia con botellín de CO2

Incorporan además los pulsadores de apertura de emergencia.

BARRERAS PARA EL HUMO:

La barrera o cortina cuenta con un tejido flexible, resistente al calor, que es impermeable a los gases de humo y calor, enrolladas alrededor de un tubo circular. La barrera de humo se fija de forma horizontal y lateral mediante perfilería angular de acero galvanizado y tacos metálicos de fijación, o mediante la fijación de cajones metálicos registrables en el caso de las barreras móviles.

Disponen de un motor eléctrico que se instala normalmente a nivel del techo, y que se desenrolla de forma automática en una señal de un sistema de detección de incendios.

Una barra inferior se coloca en el borde inferior de la tela que le mantenga tensa y dar un acabado adecuado cuando la cortina de humo se retrae.

Las barreras de humo están diseñadas y ensayadas de acuerdo con EN 12101‐1:2002

Usos y aplicaciones de las barreras para el humo:

Barreras creadoras de sectores de humo: El área de los sectores depende del tipo de edificio
o local y del sistema de evacuación de humos previsto.

Barreras canalizadoras: Se utilizan para reducir el frente de la columna de humo ascendente en edificios de comunicación entre plantas. Son fundamentales para evitar que las plantas superiores del edificio se llenen de humo.

Barreras delimitadoras: Evitan que el humo ascienda por volúmenes de comunicación entre las plantas e invada zonas no afectadas. Su diseño debe estudiarse cuidadosamente. En función de la proximidad del incendio, el humo puede rebasarlas.

Tipos de barrera para el humo:

BARRERAS FIJAS:
Están compuestas por un perfil de sustentación y fabricadas a base de una fibra textil especial impermeable al humo y resistente a altas temperaturas. Pueden adaptarse a las bandejas de instalaciones, red de rociadores etc.

BARRERAS AUTOMÁTICAS:
Están diseñadas para adaptarse a las exigencias decorativas, pueden ocultarse en el falso techo. Al desenrollarse en caso de incendio pasan a su posición operativa. Las barreras automáticas pueden activarse desde el sistema automático de alarma y detección de humos. Se fabrican a medida para adaptarse a las diferentes geometrías constructivas.